lunes

CONFIGURACIONES PLANETARIAS

 
                                       Se denominan de esta manera ciertas figuras geométricas formadas por los aspectos:
 
El Gran Trígono es el caso de tres o más planetas en trígono entre sí, formando un triángulo. En general es positivo y hace resaltar las cualidades de un determinado elemento. Indica un armónico estado de cosas que confiere estabilidad, pero también inercia y falta de motivación para actuar dinámicamente, aunque si están incluidos Marte y Júpiter en la configuración, esta dificultad no existe. Casi siempre produce éxito a través de la cooperación de los demás, en lugar del esfuerzo propio y, aunque en general se dice que es afortunado, depende de los planetas involucrados. A veces suele hacer a la persona muy indolente o dependiente de los demás y esto puede ser su ruina, si es de carácter débil. En caso contrario, a una persona fuerte de carácter, con esta configuración, le puede resultar muy fácil lograr sus fines con mucho éxito. Las casas en la que cae el Gran Trígono son de mucha influencia. Si se encuentra en las casas correspondientes a todos los signos de una Triplicidad, entonces las habilidades o características de ese Elemento serán puestas de relieve.
 
La T cuadrada está compuesta por dos planetas en oposición y cada uno está en cuadratura con un tercer planeta. La tensión típica de la oposición se ve agravada en este caso por los problemas introducidos por las aflicciones del tercer planeta. Este planeta es el punto focal de las energías, en tensión y por lo tanto es el que recibe y descarga. La T cuadrada tiene una fuerte connotación Saturnina, porque Saturno no sólo está exaltado en Libra, signo que corresponde al aspecto de oposición en el Zodíaco natural, sino que también rige a Capricornio, el que corresponde al aspecto de cuadratura e este mismo Zodíaco. Esta configuración indica la necesidad de vencer fuertes obstáculos por una gran ambición, como lo señala la naturaleza Saturnina. Además, esta actividad de la T cuadrada, ya sea constructiva o destructiva, generalmente implica un determinado propósito o menta en la vida. El factor Cuadruplicidad (Cardinal, Fijo o Mutable), en la que cae esta configuración o las casas que intervienen (angulares, sucedentes o cadentes), tenderán a tener más fuerza que las otras.
Las Cardinales son más activas y tienden a producir situaciones críticas relacionadas con nuestras actividades personales, como lo son la vida de hogar, profesión, relaciones íntimas. Casi siempre la persona es de temperamento muy activo, carácter impulsivo, de querer hacer cosas o encarar los problemas por sí mismo. Más extravertido, independiente, temerario. 
Las Fijas, en cambio, muestran mucha fuerza de voluntad, determinación, concentración, sobre todo para satisfacer sus deseos, no desgastan sus energías, más bien las concentran y luego las descargan con mucha fuerza. Como son más emocionales, necesitan emplear sus energías para ayudar a satisfacer las necesidades y deseos de los demás. Temperamento más estable y hasta se puede predecir cómo van a reaccionar frente a una situación dada. Se resisten a los cambios rápidos y no les agrada que los apuren. Así como los Cardinales son más pioneros o de comenzar cosas, los Fijos están más predispuestos a ocuparse de proyectos ya comenzados, a organizar el trabajo y verlo terminado. Por supuesto son más conservadores, de hábitos fijos y suelen ser esclavos de sí mismos y tiránicos.
La T cuadrada en signos comunes o Mutables hace que el nativo sea muy adaptable, variable, inconstante, inquieto, versátil, aunque muy interesado en el contacto humano pero también influido por estas relaciones. Existe una necesidad de aprender a tener equilibrio, justamente en las relaciones con los demás y a no dejarse llevar en diferentes direcciones. Su temperamento no es nada estable y casi siempre los esfuerzos y energías manifestadas a través de este tipo de T cuadrada, es muy raro que no se hagan sin un esfuerzo nervioso.
 
 
La Cruz Cósmica o Gran Cruz es el caso de dos pares de planetas en oposición, todos los cuales a su vez, forman cuatro cuadraturas. En consecuencia, las inarmonías aumentan considerablemente. Esta configuración es muy diferente de la T cuadrada. Así como esta última reúne la energía en un punto focal y la concentra, La Cruz Cósmica la distribuye y la hace más difusa, porque cada planeta hace de punto focal. El hecho de tratar de resolver un problema relacionado con uno de los planetas involucrados, agrava los problemas asociados con los otros planetas. Así que, de una situación crítica, “salta” a la otra, sin tener suficiente tiempo para encontrar una solución que sea de carácter permanente. La mejor manera de encarar esta configuración es tratando de actuar o poniendo en acción el planeta que se encuentre en mejor estado cósmico o con mayor número de aspectos benéficos, a planetas que no estén involucrados en dicha Cruz. La vida se hace muy dura y difícil, hasta para la persona fuerte de carácter.
 Cuando ocurre en signos Cardinales existe un gran dinamismo, el individuo trata de vencer las dificultades a través de la naturaleza activa de estos signos, pero las situaciones críticas son constantes, permanentes.
 Si sucede en signos fijos, la naturaleza más estable y firme de estos signos hace que la persona luche para vencer la obstinación, la terquedad, problemas inflexibles que obstruyen la satisfacción de necesidades y fines.   Personas con esta configuración a menudo sienten el impedimento de lograr sus objetivos, pero poseen una gran paciencia y soportan las circunstancias dolorosas, aunque pueden producir estados crónicos de enfermedad.
 Si esta configuración cae en signos Mutables, tiende a que la persona sea nerviosas y mentalmente depresiva, con un estado de agitación e intranquilidad permanente; es posible que trate de esquivar las dificultades, pero ello producirá más confusión y frustración, si no lo puede superar a través de la fuerza de carácter.
Las dificultades que aparecen debido a la Cruz deben ser solucionadas con los mismos elementos que la componen, porque la capacidad también tiene mucho que ver con ellos. Por ejemplo, si la configuración sucede en signos Cardinales, la persona necesita tener actividades de este tipo, o sea, de acción, de importancia personal, pero en lugar de desperdiciar o desparramar sus energías debe aprender a focalizarlas, antes de entrar en acción.
Si la cruz es Fija, la energía es más lenta aunque con fuertes tensiones internas, debido a las frustraciones en cuanto a sus deseos y necesidades, a veces con una tremenda acción destructiva. Necesita encontrar una salida constructiva para esta energía que está como reprimida y para ello, cuento con una gran voluntad.
Si la cruz es Mutable, será fácilmente influenciable a través de las relaciones y de las circunstancias externas, cambiando de actitud y tratando de actuar de manera real para sí mismo y precisar sus objetivos.
 
El Yod o Dedo de Dios se parece a una Y; consiste en dos planetas en sextil entre sí y ambos en quincuncio a un tercer planeta. Esta configuración se dice que es característica de personas con un destino muy singular. Se la considera bastante dramática, con inexorables cambios en la vida del individuo. Esto se debe a que los quincuncios tienen el significado de Escorpio por un lado (en el Zodíaco natural), cuyos regentes son Marte y Plutón y en el que Urano está exaltado y por el otro, el de Virgo regido por mercurio. El sextil del que forma parte la Y es un aspecto Mercurial y Uraniano. El planeta que hace de punto focal y es el más sensible de esta configuración, es el planeta que hace los quincuncios. Como su nombre sugiere, el Yod ha sido considerado un aspecto de fatalidad.
 
 
El Barrilete o también podría denominarse “Cometa”. Es un Gran Trígono con un cuarto planeta opuesto a uno de ellos y que a su vez está en sextil a los otros dos. El planeta que está en la “cola” del barrilete, está profundamente conectado con el propósito del modelo y en consecuencia, del horóscopo como un todo. El planeta que está en la “cabeza” del barrilete, muestra cómo o donde las energías del Gran Trígono serán aplicadas. El barrilete a través de la oposición que tiene, ayuda a darle energía.
 
La Cabeza de Barrilete o Doble Sextil es justamente la formación superior de un modelo de barrilete, o sea, dos planetas en trígono y a su vez ambos haciendo sextil a un tercer planeta. Esta configuración se presenta a menudo en horóscopos que no tienen oposiciones. Aquí la energía intelectual del planeta, que hace el doble sextil a los planetas en trígono, proporciona inteligencia y conocimiento para descargar la capacidad creativa o la energía expansiva característica del aspecto en trígono. Indica también que los fines y objetivos (Acuario por los sextiles), pueden ser logrados. La energía de esta configuración fluye con facilidad, libremente, pero solo si la persona está dispuesta a utilizarla.
 
El Stellium es un grupo de planetas en un área del Zodíaco, generalmente en el mismo signo, conteniendo múltiples conjunciones. Los planetas así configurados son muy importantes, porque un aspecto desde otro planeta en otra parte de la carta a cualquier planeta del grupo, involucra a todos los planetas. Esta es una situación sumamente compleja, que requiere considerable análisis para llegar a una apropiada síntesis. La intensa concentración de energía, representada por el stellium, generalmente indica una persona con una gran capacidad enfocada hacia un solo objetivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada